¿Es bueno tomar té verde en la lactancia o hace daño a mi hijo?

Durante la lactancia, las mujeres deben tener mucho cuidado con lo que consumen. Hay muchas que se cuidan durante el embarazo, pensando que en ese momento su hijo depende directamente de ellas para su alimentación.

Pues bien, durante la etapa de lactancia no cambia demasiado la situación. Ya que en realidad, estarán consumiendo tu leche materna de manera casi exclusiva. Por lo que no ha cambiado que dependan de tus consumos personales.

Una de las preguntas habituales es saber qué pasa si consumes té verde en la lactancia. Tomando en cuenta que es popular que esta bebida posee algunas contraindicaciones y sería seguro conocer si afectará a nuestro bebé.

¿Por qué una madre lactante tomaría té verde?

té verde en la lactancia

Durante los últimos años, una de las bebidas saludables más populares es precisamente esta variedad del té. Y es que durante el embarazo, las mujeres pueden llegar a cambiar mucho su figura, por haber engordado.

Se dejaron llevar por los antojos, los pasteles y dulces. Ahora, que ya tuvieron su hijo, quisieran recuperar su figura lo más pronto posible. Y suelen recurrir a los métodos de moda para empezar a recuperar peso.

Al saber que el té verde es tan saludable, lo añaden como uno de sus recursos para poder adelgazar lo más pronto posible. Y al ser tan saludable, de antemano pueden pensar que no causará ningún tipo de problema a su pequeño.

¿Se puede tomar té verde en la lactancia?

Durante mucho tiempo, hubo la creencia que incluso era algo beneficioso, que por tomar este tipo de té aumentaría la lactancia. Esto se ha desmentido.

El problema con consumir bebidas como está o el café, es que son estimulantes naturales. Y los efectos que puedas obtener de ello no solo los tendrás tú, sino que indirectamente los estará sufriendo tu hijo.

Algunas consecuencias en el infante pueden ser:

  • Nerviosismo.
  • Problemas para dormir.
  • Irritabilidad.

¿Entonces no puedo tomar ni una taza?

Lo recomendable sería dejar de consumirlo durante ese tiempo. Sobre todo, porque tu hijo no tendrá ningún beneficio por obtenerlo. Y existen otras vías mejores si lo que buscas es recuperar tu mejor figura.

Pero por otra parte, tampoco es necesario que lo tengas totalmente prohibido: con tomar una taza al día, es suficiente para poder obtener la sensación que te encuentras buscando, sin perjudicarlo.

Al tomar 2 tazas o más, la cantidad de estimulantes que estarán en tu cuerpo si será lo suficientemente alta para llegar hasta tu hijo y causar los efectos negativos ya descritos.

Existe otro riesgo al tomarlo: si el bebé siente que la leche no es beneficiosa para él, le causa repulsión y problemas, corres el riesgo que pueda dejar de tomar pecho.

Y dependiendo de la edad, será su principal vía de alimentación, por lo que puede llegar a ser problemático darle de comer como es debido.

¿Té natural o embotellado?

Ahora bien, si vas a tomar un poco de té, lo mejor es que hagas uso de los preparados naturales que puedes hacer en casa. Evita por completo las versiones embotelladas, que suelen vender en los supermercados.

Estos pueden contener algún tipo de conservador artificial que no sea recomendable. Por lo tanto, esos si sugiero evitarlos por completo durante esta etapa de tu vida.

Es verdad que luego del embarazo, nos gustaría tener una figura envidiable una vez más. Pero en estos momentos, nuestra principal función es darle la mejor alimentación a nuestro hijo.

No quiere decir que no puedas cuidar tu figura. Pero lo mejor que puedes es consultar a un especialista, a tu nutriólogo o ginecólogo, por ejemplo, para tener una alimentación adecuada y lograr tus metas sin dañarte a ti  o a tu retoño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *